Satipo: Lucía Rodríguez y su inspiradora trayectoria en el reciclaje

Lucía Rodríguez Figueroa, en la provincia de Satipo, región Junín, ha dedicado más de una década de su vida al reciclaje, un trabajo que no solo le permite mantener a su familia, sino también educar a sus hijos, transformándolos en profesionales. A través de su labor incansable y su rol como presidenta de la Asociación de Recicladores Apis, Lucía demuestra que el reciclaje es un noble oficio lleno de desafíos y satisfacciones.

«Me dedico a este oficio desde hace más de 10 años y gracias al reciclaje, tengo dos hijos ingenieros, uno forestal y otro civil, y un tercer hijo, comerciante, que también ha sido un pilar en mi vida», cuenta Lucía, con el orgullo y la satisfacción de haber alcanzado grandes logros. Y es que a lo largo de estos años, encontró en el reciclaje un trabajo accesible que le permitió atender a sus pequeños mientras contribuía al sustento familiar.

Lucía recicla todo: fierros, latas, botellas, PVC, cobre, aluminio, baterías, entre otros materiales. Su trabajo diario le permite ganar entre 20 y 100 soles, dependiendo de la jornada. Todo lo que recolecta se comercializa y se envía a Lima, lo que implica costos adicionales de flete que ella misma cubre.

Apis: Un refugio de oportunidades

Lucía lidera la Asociación de Recicladores Apis, una organización que acoge a más de 24 personas, incluyendo madres solteras, jóvenes sin hogar y ancianos, brindándoles una oportunidad para ganarse la vida. «Nosotros les damos esta facilidad para que puedan reciclar y así ganar su pan de cada día», explica Lucía, resaltando que no piden ningún documento para integrar a nuevos miembros, permitiendo así que todos puedan trabajar libremente.

Apis, que toma su nombre del término científico para las abejas, refleja el espíritu trabajador y organizado de sus miembros. «El reciclaje es un trabajo que implica mucho esfuerzo, pero también es un trabajo digno», afirma Lucía, quien ve en su labor una forma de educar a la comunidad sobre la importancia del reciclaje y la lucha contra enfermedades como el dengue.

Desafíos y obstáculos en el día a día del reciclador

A pesar de su dedicación, los recicladores enfrentan múltiples desafíos y peligros. «Algunos nos insultan, nos echan agua o nos maltratan», relata Lucía, describiendo los malos tratos que sufren a diario. Además, deben lidiar con residuos contaminados y peligrosos. «Nos entregan latas mezcladas con vidrios y pañales, lo que puede causar heridas», explica, destacando la falta de conciencia de algunas personas sobre la correcta separación de residuos.

Lucía y su asociación esperan un mayor apoyo de las autoridades de Satipo y del Ministerio del Ambiente. «Pedimos formalización, un terreno propio y una prensa para reducir los productos», enumera Lucía. La formalización les permitiría acceder a beneficios de salud y a trabajar en condiciones más seguras y dignas.

Satipo--Lucia-Rodriguez-y-su-inspiradora-trayectoria-en-el-reciclaje.webp
Lucía y su asociación esperan un mayor apoyo de las autoridades de Satipo y del Ministerio del Ambiente. (Foto: Municipalidad Provincial de Satipo) 

El reciclaje no solo es una fuente de ingresos, sino también una labor crucial para el medio ambiente y la salud pública. «Reciclar contribuye a erradicar el dengue y a mantener nuestra comunidad limpia», subraya Lucía. Además, invita a los vecinos a ser más conscientes y respetuosos. «Que reciclen bien, que no mezclen vidrios con plásticos y que respeten nuestro trabajo», pide Lucía, enfatizando la necesidad de un comportamiento más responsable y solidario.

Un saludo y un llamado a la ciudadanía

Lucía concluye con un saludo especial: «Un cordial saludo a todos mis compañeros recicladores. El primero de junio es el Día del Reciclador, y espero que lo celebremos juntos». También hace un llamado a la comunidad y a las autoridades para que reconozcan y valoren la importante labor que realizan los recicladores. «Todo trabajo es digno y merece respeto», finaliza Lucía, reafirmando su compromiso y el de su asociación en la noble tarea del reciclaje.

Lucía, con su tenacidad y dedicación, nos enseña que el reciclaje es mucho más que una simple recolección de residuos; es una forma de vida que construye futuros y transforma comunidades. Su historia es un ejemplo de cómo, con esfuerzo y perseverancia, se puede lograr un cambio significativo tanto en el ámbito personal como en el social.